Alberto Fernández y Hugo Moyano almuerzan para aplacar sus diferencias internas

Alberto Fernández y Hugo Moyano almuerzan para estabilizar una relación política que está puesta bajo presión por las exigencias del líder camionero sobre el presidente electo. El líder Camionero pretende ocupar con sus propios representantes la intervención de OCA, el Ministerio del Trabajo y la estratégica Dirección de Asociaciones Sindicales. Alberto Fernández ya conoce las aspiraciones del ex jefe de la CGT, pero aún duda en satisfacer sus aspiraciones políticas y personales.

Moyano está usando con Alberto Fernández su tradicional método de negociación: golpear la mesa para alcanzar espacios institucionales que le permitan consolidar su propia posición de poder.

En este sentido, el líder sindical exige un bono de fin de año que el presidente electo no quiere avalar antes de anunciar sus primeras medidas de gobierno.

No es que Alberto Fernández no crea necesario aumentar la capacidad adquisitiva de los salarios frente a la inflación que hereda de Mauricio Macri, pero pidió a la CGT que respete sus tiempos políticos para cerrar un pacto social-económico que incluya también a los empresarios integrados en la UIA.

Frente a la táctica mediadora del presidente electo, Moyano presionó con el bono de fin de año para llegar fortalecido a la mesa de negociación. El líder gremial tiene un pliego de exigencias que incluye la intervención de la empresa OCA, el Ministerio de Trabajo y la Secretaría de Transporte. Alberto Fernández no quiere tensiones con Moyano, pero eso no implica aceptar todos sus planteos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *