Alquileres: Termina el congelamiento, ¿qué opciones tienen los inquilinos?

Luego de un año, los alquileres se descongelaron a partir de este mes y esto habilitará a las cuotas puedan aumentar, los inquilinos puedan ser desalojados, y los contratos vigentes ya no puedan prorrogarse.

El congelamiento de los alquileres se decidió hace un año como parte de la emergencia por la pandemia, algo que incluía que “no hubiera posibilidad de desalojos sin mediación», una instancia creada por la nueva Ley de Alquileres. Además, se estableció la obligatoriedad de registrar los contratos de alquiler en AFIP, cuyo incumplimiento impediría al propietario avanzar con un desalojo.

El decreto 320/2020 permitió que los inquilinos siguieran pagando durante un año lo mismo que en marzo de 2020, sin importar los ajustes que estableciera el contrato. Ese congelamiento quedó sin efecto y ahora los inquilinos deberán pagar exactamente lo que estaba previsto en el contrato para abril de 2021.

En el último año muchos inquilinos acumularon deuda porque el congelamiento implicó que aunque no aumentaba el valor del contrato, lo no pagado iba quedando como saldo a cancelar. Así, terminado el congelamiento, ahora los inquilinos deberán devolver la diferencia entre las cuotas congeladas que pagaron y las que deberían haber abonado. Y lo mismo corre para quienes ni siquiera consiguieron abonar los montos congelados.

Para las deudas por diferencias de precio, el propietario podrá exigir que se cancelen en 3 a 12 cuotas «mensuales, iguales y consecutivas» que se suman cada mes al alquiler. En el monto no podrán aplicarse intereses moratorios, compensatorios ni punitorios, ni ninguna otra penalidad prevista en el contrato.

En cambio, para las deudas por falta de pago, el propietario también podrá exigir el pago en 3 a 12 cuotas sin intereses punitorios ni moratorios, pero sí podrán aplicarse intereses compensatorios no mayores a la tasa para plazos fijos en pesos a 30 días del Banco Nación.

Fuera de lo adeudado, las nuevas cuotas que tendrán los alquileres dependerá de cada caso, sostienen en el rubro inmobiliario. Según dicen, el mayor incremento será para quienes hayan usado el total del congelamiento y a su vez tenían cláusulas de ajuste duras. Y también estarán entre los más afectados quienes deban renegociar ahora su contrato a los precios actuales del mercado, que se fueron muy arriba.

Los únicos que no sentirán diferencias este mes serán quienes decidieron no usar el congelamiento y quienes firmaron contratos desde junio de 2020, dado que se hicieron con la nueva ley (que sólo prevé ajustes anuales, por lo que el primer aumento vendría recién en junio).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =