Apple está obligado a indemnizar a usuarios en dólares

En 2017 estalló la polémica cuando los rumores indicaban que Apple mermaba el rendimiento de los iPhone en forma deliberada si la batería no estaba al 100% de su capacidad. En diciembre del mismo año, la empresa reconoció que efectivamente el software de ciertos modelos reducía y limitaba el rendimiento si la batería comenzaba a deteriorarse y, ante el aluvión de quejas, tuvo que lanzar un programa de recambio de baterías para que los dispositivos recuperaran su rendimiento inicial.

A partir de este hecho, la firma californiana recibió miles de demandas a nivel global y en muchos casos los damnificados hicieron presentaciones en forma colectiva buscando un resarcimiento.

La semana pasada, el gigante de Cupertino recibió un duro revés judicial que lo obliga a desembolsar US$ 500 millones de dólares a modo de compensación a todos los usuarios de dispositivos viejos en Estados Unidos. Sin embargo, Apple en ningún momento admitió las irregularidades.

El viernes pasado, el juez de California, Edward David, aprobó una litigación en contra de Apple en donde se la acusa de ralentizar modelos viejos de dispositivos a medida que lanzaba nuevos modelos al mercado. El magistrado alegó que “la marca indujo a los consumidores a comprar nuevos celulares” y determinó que la empresa deberá pagar US$ 25 dólares por dispositivo.

Los abogados de los demandantes afirmaron que el fallo del juez era «justo, razonable y adecuado». Para aquellos usuarios que se vieron obligados a cambiar sus baterías, se les liquidará US$ 79. Todavía no se determinó cómo alcanzar a todos los damnificados, aunque se especula que se podrá hacer el trámite online y también acercándose a una sucursal.

Los dispositivos que fueron afectados son los iPhone 6, iPhone 6 Plus, iPhone 6s, iPhone 6s Plus, iPhone 7, iPhone 7 Plus y iPhone SE. Todos ellos si utilizaron iOS 10.2.1, que es la versión que implementó la característica de reducción de rendimiento.

En el caso de los nuevos modelos lanzados en los últimos años, Apple agregó una función en los ajustes del sistema que permite al usuario activar o desactivar la limitación de rendimiento. Desde la empresa aclaran que esta función se activa por defecto una vez que la batería comienza a degradarse y se alertará al usuario sobre esta función, pero ahora tiene la opción de seguir utilizando el dispositivo al máximo rendimiento, bajo su responsabilidad, si el equipo se apaga cuando alcanza picos de rendimiento a los que la batería no puede hacer frente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =