Cipolletti: orden de desalojo para los murciélagos del Bogotá

Quieren mudar la colonia de murciélagos que anidan en el barrio Bogotá. En las últimas 48 horas, especialistas en Salud Ambiental recorrieron dos veces la zona y constataron así la presencia de varios nidos, uno de ellos de grandes proporciones.

Se acercaron hasta un complejo de edificios para tener un diagnóstico de la situación y ver de qué manera se puede intervenir. También charlaron con los vecinos, que manifestaron su preocupación y aseguraron que están alerta permanente.

«Sabemos que es una colonia grande, pero no podemos cuantificar cuántos ejemplares tiene», dijo el veterinario Darío Sánchez, de la unidad regional de Salud Ambiental de Río Negro, quien agregó: «La idea es mudar la colonia hacia otra zona de chacras -compatible con el hábitat natural de esta especie- o repartir la colonia entre distintos lugares».

El especialista dijo que evalúan cómo llevar a cabo esta medida sin que estos migren hacia otros edificios o casas de la zona, articulando acciones con otros organismos del Estado como el Municipio y Fauna de la provincia.

La mudanza sería posible mediante la instrumentación de trampas de exclusión en los sitios donde anidan. Actualmente, se alojan en lo alto de algunos edificios del barrio. Sin embargo, en lo inmediato es difícil intervenir, ya que enero y febrero son los meses de mayor actividad para la colonia de estos mamíferos. «Los murciélagos están con sus crías y tienen que salir a alimentarlas», indicó el veterinario.

Por eso, el director municipal de Comercio, Darío González, adelantó: «Hay que esperar a que termine la época de destete. Antes no se los puede tocar». Cuando comienzan los primeros fríos, en marzo o abril, esta especie migra por sí sola y ese es el momento propicio para actuar.

Los protege la ley

Sánchez recordó que los murciélagos son una especie protegida por ley, de modo que la intervención que hagan no puede perjudicarlos. Hay que seguir un protocolo de exclusión. «Estos animales cumplen una función muy importante para el ecosistema, ya que uno solo come entre 500 y mil insectos por noche», ilustró el veterinario sobre la relevancia de esta especie.

Por lo tanto, la mudanza que planean hacer tiene el doble desafío de proteger a la especie y cuidar la salud de todos los vecinos de Cipolletti. «Una cosa va de la mano de la otra y buscamos salir lo mejor parados de esta ciudad», acotó el especialista en Salud Ambiental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − ocho =