Desde la AIC explicaron el por qué del color del Limay y cuáles son las precauciones para los bañistas

Tras las tormentas de ayer, los bañistas que acudieron hoy al río Limay notaron un nivel de turbidez anormal en el agua. Desde la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) informaron que se trata de una consecuencia normal de las precipitaciones y aclararon que el río recuperará su aspecto normal en las próximas horas.

“A diferencia lo que pasó hace un tiempo con Planicie Banderita, siempre que se producen episodios de lluvia de la magnitud que ha tenido ayer, se manifiesta en turbiedad tarda algunos días en reestablecerse”, sostuvo el técnico de AIC, Julio Porrino. Según explicó, “cesado el aporte de sedimentos de los laterales, en las próximas horas podría recuperar el aspecto normal”.

El especialista informó que, a mayores precipitaciones, se nota aún más el aspecto oscuro de las aguas y la mayor turbidez. A su vez, mencionó que en las tormentas de características similares a las de ayer puede notarse una diferencia en la cantidad de precipitaciones entre zonas cercanas. Así, en el centro de Neuquén se notó una lluvia menos intensa que la registrada en Centenario, por ejemplo.

Por su parte, Héctor Labollita, subsecretario de Gestión Ambiental de la AIC, explicó que el color del agua por sí sola no indica la prohibición de bañarse. «Si fuera así, nadie se bañaría en ríos más oscuros como el Paraná», dijo y aclaró que esa turbidez se da por la presencia de sedimentos.

Sin embargo, aclaró que las lluvias fuertes pueden impactar en la salud de los ríos a través de los desagües pluviales, que arrastran la suciedad de las calles y las llevan hasta el Limay. «En esos casos se puede arrastrar no sólo suciedad sino contaminantes biológicos como bacterias, por lo que es recomendable esperar 24 o 48 horas para que el río recupere su estado normal», dijo.

Según aclaró, la habilitación o no para bañarse dependerá de cada Municipio y la cantidad de precipitaciones que hayan caído en ese sector, así como el posible impacto que hayan tenidos los aliviaderos pluviales.

Por otro lado, desde el EPAS alertaron sobre la presencia de aguas turbias en el agua de red de algunos barrios de la ciudad y aclararon que las aguas son aptas para su consumo ya que la coloración es causada por la materia en suspensión y no por factor bacteriológicos.

Desde el organismo explicaron que se están realizando las purgas necesarias en las redes para agilizar los tiempos de regularización de la situación. Esto puede demorar uno o dos días, pero no es posible precisar con exactitud el tiempo de demora ya que se debe a factores climáticos externos al ente. Durante ese período, recomendaron dejar reposar el líquido antes de consumirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *