El error de una farmacia mató a dos hermanitos

Dos hermanos, de siete y diez años, murieron en Bogotá tras ingerir un medicamento equivocado entregado por una farmacia de la cadena Cruz Verde, que admitió su responsabilidad en este caso que tiene conmocionado al país.

La tragedia ocurrió la semana pasada, cuando los dos niños fueron llevados por su madre a una consulta con un médico de la organización Sanitas en el populoso sector de Suba, en el noroeste de Bogotá, quien le recetó unos medicamentos. El médico recetó el antiparasitario Albendazol y en la farmacia entregaron a la madre el analgésico Tramadol, que afecta el sistema nervioso central y que la mujer suministró a sus hijos sin percatarse que se trataba de un medicamento diferente al ordenado, lo que llevó al fallecimiento de los niños. «Cruz Verde reconoce su responsabilidad y ratifica su compromiso para respaldar de manera integral a la familia López Torres, con la convicción de que nada podrá mitigar su profunda tristeza», dijo la compañía. El documento agrega que las investigaciones concluyeron que «se trató de un error personal en la dispensación de un medicamento equivocado por parte de la auxiliar farmacéutica».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *