El gobierno acompaña la producción de los crianceros neuquinos

Este abastecimiento se realizó en coordinación con 22 municipios y comisiones de fomento, 26 organizaciones rurales y 10 comunidades originarias. Así se pudo canalizar la necesidad de forraje para animales de numerosas familias crianceras, que este año se vio profundizada debido a la baja en las ventas en el contexto actual de aislamiento social.

Esto es más allá del ciclo de sequía que se viene sucediendo hace varios años y las condiciones climáticas propias de la temporada invernal, que les requiere mayores niveles de suplementación para el mantenimiento de sus animales.

Una gran proporción de los fardos de alfalfa entregados provienen de la devolución “en especies” de créditos provinciales otorgados a prestadores de servicios agromecánicos de la zona de Confluencia.

El ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi, sostuvo que “fue muy importante trabajar con previsibilidad, para poder disponer de estos fardos a bajo costo valiéndonos de un programa integral de financiamiento, ideado en conjunto con nuestro equipo técnico, y orientado a prestadores de servicios para la actividad forrajera de la provincia”.

Explicó que el mismo “consiste en asistencia técnica y créditos novedosos para maquinaria agrícola donde se entrega en comodato el equipamiento, con devolución en producto (fardos de alfalfa, en este caso), y una vez cancelada la deuda, la maquinaria pasa a propiedad del beneficiario del crédito”.

“Esto se complementó con fondos de economía de nuestra provincia que habíamos gestionado con anterioridad a la temporada invernal que ya sabemos que en zona de cordillera la nieve dificulta la accesibilidad al pastoreo de los animales”, agregó.

La subsecretaria de Producción, Amalia Sapag, recordó que para la distribución de este recurso “se priorizaron zonas declaradas en emergencia, que por ello tienen menor crecimiento de pastos naturales en sus campos, por eso la mayor parte se ha entregado en el norte neuquino”.

“Promovemos que las organizaciones transformen estas entregas en fondos rotatorios, ya que en la provincia hay más de 25 organizaciones de base de productores que administran los fondos provinciales otorgados como fondos rotatorios, lo que les ha permitido abastecerse con previsibilidad e independencia de granos y otros alimentos necesarios para el ganado”, indicó.

La operatoria ha demandado un costo global, con adquisición de fardos y pellets de alfalfa, y logística de traslado hacia los distintos parajes y comunas, de unos 6.325.000 pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *