Golpeó a su hermana y la amenazó con asesinarla.

Eran las 23:30 del 2 de noviembre cuando ocurrió el hecho. Así lo estableció la fiscalía la semana pasada, cuando solicitó que el hombre sea acusado por el delito de lesiones leves y amenazas simples.

Tal como describió el fiscal Guillermo Prime, de la Fiscalía de Violencia Doméstica y de Género, esa noche la mujer llegó a la vivienda familiar y observó que en el suelo había una riñonera tirada que reconoció inmediatamente, porque era de su padre.

En ese instante, también notó que le faltaba dinero, por lo que intentó avisarle. Sin embargo, el que escuchó esto fue su hermano, quien de inmediato reaccionó y le lanzó: «Qué me venís a tratar de rastrero». Luego, comenzó la agresión física en distintas partes del cuerpo. Al tiempo que ella pedía auxilio, la primera en interceder y ayudarla fue su sobrina, quien se encontraba en la casa.

Después intervino la pareja de esta última, quien logró sujetar de los brazos al agresor para que dejara de golpearla. Ahí fue cuando la amenazó de muerte y le aseguró que iba terminar lo que había empezado.

La víctima logró salir de la vivienda y fue directo a la comisaría más cercana a radicar la denuncia por la agresión. Debido a los golpes que sufrió, la mujer debió recibir asistencia médica.

Todo esto quedó plasmado en la audiencia, en la que el juez Diego Piedrabuena hizo lugar al pedido de la fiscalía, le formuló cargos al hombre y dispuso un plazo de cuatro meses para realizar la investigación del caso.

De las evidencias con las que cuenta por el momento la fiscalía, Prime mencionó la denuncia de la víctima, las declaraciones de testigos, el certificado médico de una médica del hospital Castro Rendón donde fue atendida, un expediente por violencia en Familia, el informe victimológico elaborado por el Centro de Atención a la Víctima y otro informe sobre el acusado, quien estaba en libertad asistida.

Además, el fiscal aclaró que el agresor está detenido por otra causa. La defensora pública, Ivana Dal Bianco, no realizó ninguna objeción a la calificación legal ni a la teoría fáctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 17 =