González García: «No hay ningún riesgo de colapso cercano»

El ministro de Salud, Ginés González García aseguró que están “trabajando duro para evitar” un desborde sanitario por la pandemia del coronavirus e indicó que hay un “41% de camas en cuidados intensivos en todos el país”.

De recorrida por Tucumán, el ministro señaló que “siempre habrá críticas porque todavía hay mucha gente que combate el aislamiento y la cuarentena, pero los elogios al país llegan desde afuera». Las declaraciones fueron realizadas este lunes junto al gobernador, Juan Manzur, y funcionarios nacionales y locales.

Al ser consultado sobre la posibilidad de un desborde del sistema sanitario, como consecuencia del aumento de contagios que hubo en los últimos días, González García destacó que “hemos trabajado duro para evitarlo” al tiempo indicó “no hay ningún riesgo de colapso cercano pero seamos cautos”.

En este sentido, González García dijo que Argentina tiene «el 41% de camas de terapias disponibles en todo el país».

Sobre la vacuna contra el coronavirus insistió en que “todos van a querer tenerla y estamos llevando adelante negociaciones con algunos laboratorios para tener prioridad cuando aparezca”.

Para el titular de la cartera sanitaria, “no es una cuestión de presupuesto sino de tenerla en tiempo y forma y para eso buscamos la transferencia de tecnología, lo que permitirá que la vacuna se elabore aquí” se esperanzó al tiempo que resaltó que “el fin de esta tragedia llegará cuando tengamos la vacuna”.

Sobre el dengue el titular de Salud dijo que “tuvimos un año terrible” y expresó que «estamos tratando de encontrar una vacuna, la que estamos probando en algunos laboratorios y ojalá tengamos respuestas inmediatas».

Durante su visita a Tucumán, González García firmó una carta intención entre la Nación y la Provincia para obras de importancia para Tucumán: un centro de almacenamiento masivo de vacunas, la ampliación del Plan Nacer y el programa SUMAR, además de la construcción de un Hospital Regional en Alderetes.

Las tres ejecuciones supondrán una inversión cercana a los $500 millones, que serán financiados por la Nación y los trabajos deberán estar terminados en un plazo de 6 a 36 meses.

«Buscamos mejorar las prestaciones y servicios, además de incluir a algunas personas que quedan afuera del sistema de salud, es decir a los mayores de 65 años que no tienen PAMI», expresó.