Intervino el gobierno y advirtió sobre los trabajadores: «Son de los mejores pagos del país»

“Este es un sector con muy buenos salarios promedio, es un sector que ha tenido cláusulas de participación de los trabajadores en las ganancias de la compañía”, indicó De Mendiguren y lo separó del punto tal vez más conflictivo de la negociación: el pago de las horas los fines de semana.

“Ya van más de 30 y pico de reuniones y citaciones en el área de Trabajo. Espero que se pueda encontrar una solución porque nos preocupa muchísimo (…) me parece que ya no da más para negociación espero que prime la cordura y que haya acuerdo”, añadió el Secretario de Industria en declaraciones a Radio Continental.

“Yo tengo toda la esperanza de que hoy terminemos con este conflicto”, destacó De Mendiguren en la previa de lo que será a las 11 la audiencia número 34 entre representantes de las empresas Bridgestone, Fate y Pirelli y los líderes del sindicato encabezados por su secretario general, Alejandro Crespo, en el Ministerio de Trabajo.

El freno en la producción arrancó en la fabricante nacional Fate el viernes y se extendió a la multinacional japonesa Bridgestone, que el último sábado efectuó un cierre “temporal” de sus operaciones en la Argentina. Por la noche hizo lo propio la italiana Pirelli.

Qué piden los gremialistas del neumático

El conflicto entre las empresas y los sindicatos ya lleva cinco meses y alrededor de 20 huelgas y bloqueos en las fábricas de cubiertas de Fate, Pirelli y Bridgestone, pero se profundizó el miércoles pasado, a raíz de una audiencia de negociación en la sede del ministerio de Trabajo, encabezada por la Directora Nacional de Relaciones y Regulaciones Laborales, Gabriela Marcelló. La misma derivó en la toma del cuarto piso del Ministerio y el cese de actividades en las tres fábricas de neumáticos.

Todo comenzó tras una extensa negociación paritaria no resuelta, que concluyó con el rechazo del Sutna al 38% de aumento ofrecido por las cámaras empresarias sumado a la permanencia y el llamado a acampar en el perímetro hasta que hubiese un acuerdo que satisfaga sus necesidades. Como las firmas querían comenzar a tratar la paritaria 2022-2023, el Sutna reclamó la revisión de la paritaria 2021-2022 con un pedido salarial de dos componentes: el aumento del salario real y una paga adicional para el fin de semana.

El gremio reclama una recomposición salarial del 5% por encima de la inflación anual prevista para 2022 -que el Gobierno ya estima que se ubicará en el 95%- y un aumento de 200% para las horas trabajadas en fines de semana.