La compra y la venta de casas se paralizó en 2019

El 2019 se presentó como un año difícil para las inmobiliarias. Aunque el déficit habitacional mantuvo constante la demanda de alquileres, los agentes que tienen operaciones en esta ciudad afirmaron que la compra venta de inmuebles estuvo prácticamente parada a partir de la fuerte devaluación de la moneda, las dificultades para acceder a créditos hipotecarios y la incertidumbre que desmotiva las inversiones.

Si bien los precios en dólares de las propiedades se mantuvieron estables durante todo el año, el cambio brusco en la cotización de la moneda extranjera generó una fuerte suba de los valores en pesos de los inmuebles.

Así, un departamento que cotizaba en cien mil dólares pasó de costar 1,8 millones de pesos a principios de 2018 a salir más de seis millones de pesos al cabo de un lapso temporal inferior a los dos años.

A eso se sumaron, también, los obstáculos para acceder a créditos hipotecarios para la compra de viviendas. Además del encarecimiento de los créditos UVA, los que accedieron a un préstamo antes de la devaluación recibieron una suma de dinero que luego no fue suficiente para enfrentar la compra de un inmueble cuya valuación siguió el vuelo de la cotización de la divisa estadounidense.

Otro de los factores que influyó en la caída de las ventas de las inmobiliarias fue la incertidumbre causada por las elecciones y el cambio de gestión al frente del gobierno nacional. «Aún no se saben qué medidas económicas van a tomar y los compradores van a decidir en base a eso», explicó Guillermo Reybet, de la inmobiliaria que lleva su apellido.

Desde Staff Inmobiliaria coincidieron en que el cambio de gobierno y la abrupta devaluación generaron cierto temor entre los clientes, que prefirieron conservar sus ahorros y esperar hasta conocer cuáles serán las nuevas medidas del gobierno nacional. «El que tiene dólares no los quiere mover», aclararon.

Según mencionaron las fuentes consultadas, los propietarios no piensan en reducir el valor de sus inmuebles en dólares para allanar el camino a una venta. «Por lo general, es gente que vende porque quiere concretar otra transacción y todas las operaciones están en dólares», aclaró Reybet.

Desde Staff Inmobliaria señalaron a este diario que los precios son muy variables, pero que muchos propietarios se niegan a bajar sus valores por factores que disminuyen la cotización, como, por ejemplo, la antigüedad de la construcción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =