Las peluquerías vuelven a la actividad bajo un estricto protocolo

Las peluquerías volverán a abrir sus puertas desde el próximo lunes en toda la provincia de Neuquén, con atención limitada de público y turno previo. Eduardo Cabrera, propietario de una conocida peluquería de la ciudad, manifestó su alegría por la novedad en declaraciones e indicó que «el tema es cuidarse unos a otros porque esto depende de nosotros. La idea es que el cliente exija al profesional que se cuide y me cuide».

“Quiero aclarar que llegamos a esto no por una lucha contra el Gobierno sino que fue una lucha contra la pandemia. Nosotros lo que hicimos fue presentar un petitorio al Gobierno para que vea que tenemos un protocolo como para cuidar a la gente y cuidarnos a nosotros», indicó Cabrera. La atención de los salones será de lunes a viernes de 14 a 19 horas, y los sábados de 9 a 14.

El peluquero explicó que con la nueva modalidad de trabajo, «el cliente debe llamar para solicitar un turno y responder una serie de preguntas para evaluar su estado de salud. Una vez confirmada la reserva, el cliente puede dirigirse al local donde al llegar a la puerta se encontrará con un trapo con lavandina donde deberá limpiarse las suelas del calzado antes de ingresar al salón».

Agregó que «en el interior, se le proporcionará alcohol en gel para desinfectarse las manos. En todo momento tanto el cliente como el profesional deberán utilizar barbijo o tapabocas además de batas descartables para cada cliente. El profesional también puede desinfectar con lavandina todas las batas que utilizó en el día con cada cliente y volver a usarlas para evitar un costo mayor».

Cabrera aclaró que para llevar adelante la actividad es necesaria la participación de todos los actores: “Lo más importante que hay que recalcar es que en esta situación de trabajo atípica tienen que tomar conciencia tanto la persona que se va atender como el peluquero».

Con respecto a otros aspectos del protocolo, Cabrera explicó que “entre cliente y cliente va a pasar un hora, es decir, que entre un trabajo y otro el local debe estar completamente higienizado con lavandina. Hay otras variantes, algunos profesionales ya han comprado mamelucos descartables pero que pueden volverse a utilizarse una vez desinfectados por una semana».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *