Lo balearon delante de su familia para robar.

Una familia del barrio Villa Ceferino padeció el desprecio por la vida de dos jóvenes que ingresaron a robar a su verdulería. En medio de un forcejeo con los delincuentes, el dueño sufrió tres disparos de arma de fuego y se encuentra internado en el hospital Castro Rendón. Uno de los ladrones, de apenas 18 años, fue atrapado, acusado y cumple prisión domiciliaria.

El violento asalto ocurrió el viernes 13, alrededor de las 14, en una verdulería ubicada en Avenida del Trabajador al 3400. En ese momento, en el interior del comercio se encontraba el matrimonio propietario con sus dos pequeños hijos, quienes fueron sorprendidos por dos delincuentes encapuchados y armados.

A los gritos, les exigieron la entrega del dinero que había en la caja registradora y uno de los ladrones, quien no fue identificado, efectuó un disparo en forma intimidatoria que impactó en el techo. Cuando el joven de 18 años estaba por sacar de entre sus prendas otro elemento, el comerciante los empujó hacia la calle.

Allí comenzaron a forcejear, a la vez que el acusado le pedía a su compañero que le disparara al comerciante. «El otro individuo, no identificado, efectuó por lo menos tres disparos y luego se dio a la fuga del lugar, mientras que Rutia fue detenido por las víctimas y vecinos del lugar, alertados por los gritos de auxilio y los disparos», detalló el asistente letrado Luciano Vidal, durante la formulación de cargos realizada el sábado.

Además, indicó que la víctima fue trasladada al hospital Castro Rendón, donde continúa internada y se evaluaba la posibilidad de una intervención quirúrgica para extraerle los proyectiles. Dos quedaron alojados en la zona de la ingle y un tercero en un gemelo.

Vidal solicitó que el joven sea acusado por el delito de robo doblemente agravado por lesiones graves y por el uso de arma de fuego. Además, pidió que se le impongan dos meses de prisión preventiva por considerar que había riesgos de fuga y de entorpecimiento de la investigación.

Por su parte, la defensa oficial no se opuso a la calificación, pero sí a la medida cautelar. Finalmente, el juez de turno Mauricio Zabala avaló los cargos y dictó la prisión preventiva, pero bajo la modalidad domiciliaria.

Por ello, la defensa solicitó que la medida fuera revisada y ayer, tras dos audiencias, la medida cautelar fue confirmada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *