Los UVA se llevan hasta el 60 por ciento del sueldo

Los neuquinos atrapados en los préstamos hipotecarios UVA destinan hasta el 60 por ciento de sus sueldos a la cuota. El monto se triplicó desde 2016, cuando arrancó el plan crediticio, y hoy oscila los 35 mil pesos, el doble que el alquiler de un departamento promedio. En Neuquén hay más de mil familias con la soga al cuello que esperan angustiadas que Nación tome alguna medida para no perder su casa.

En esta línea de préstamos, las cuotas y el capital adeudado se actualizan por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que va atada al costo de vida. En abril de 2016, durante el anuncio del plan, el entonces presidente Mauricio Macri aseguró que los créditos eran seguros porque la inflación en el país no superaría el 20 por ciento anual. Sin embargo, en casi cuatro años, el valor de la UVA se incrementó un 240 por ciento. Pasó de 14,05 a 47,87 pesos, más del triple.

En el mismo período, el salario promedio aumentó exactamente la mitad: un 172 por ciento, según estadísticas oficiales. En consecuencia, las cuotas se están comiendo los ingresos de las familias hipotecadas.

Carlos Manzanares, del grupo Hipotecados UVA Neuquén, contó que están ahogados «porque se habló de poner un tope en las primeras cuotas, que ya no existe, y hoy destinamos entre un 50 a 60 por ciento del sueldo para pagar la cuota».

Sobre el fin de su mandato, Macri congeló el valor de las cuotas para quienes tienen préstamos de más de 140 mil UVA. Al asumir, Alberto Fernández prorrogó esa medida de urgencia un mes más. El plazo vence dentro de tres semanas y nadie sabe qué va a pasar.

Manzanares dijo que, entre los hipotecados de Neuquén, «hoy tenemos a quienes están con la cuota congelada, como en mi caso, que comenzamos pagando 15 mil y hoy pagamos 26 mil pesos; pero, si nos quitan el congelamiento, va a subir a 37 mil pesos».

Entre quienes no entraron en el congelamiento, hay «hipotecados en Neuquén que comenzaron pagando nueve mil pesos y hoy están en 34 mil, muchísimo más de lo que cuesta un alquiler», agregó el referente.

Aclaró que «los créditos tienen baja morosidad porque muchos tienen su cuenta sueldo en el banco y les hacen el descuento automático». Añadió que las cuotas subieron tanto «que después del descuento, el sueldo no alcanza para ni para el mínimo de la tarjeta ni para un montón de cosas».

Remarcó que «con la tercera cuota vencida, como no tenés mediación, pasan directo a rematarte la casa, así que ahí tampoco tenés alternativa de no pagar; no queda otra que trabajar para el crédito».

Señaló que entre los hipotecados neuquinos «hay esperanza, pero también preocupación, porque el congelamiento es temporal y no alcanza al capital adeudado, sólo las cuotas. Sin una solución de fondo, seguimos en la misma».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 9 =