Murió una testigo del parricidio al quemarse su casa

Una de las testigos presenciales del parricidio que conmociona a Zapala y a toda la provincia, una vecina que vivía a dos casas del lugar del crimen, falleció luego de que su casa se prendiera fuego, pocas horas después del asesinato del hombre de 51 años a manos de sus dos hijos, que lo mataron y lo decapitaron, dejando su cuerpo en la vereda.

El incendio se desató este domingo, cerca de las 19, y fue otro vecino quien alertó al personal policial del incendio al ver la columna de humo que salía de la casa.

Al lugar acudió personal policial y de bomberos voluntarios, quienes lograron sofocar las llamas. Pero luego constataron que la propietaria, una mujer de apellido Narambuena, había fallecido en el interior de la vivienda.

Un vecino contó que la había visto una hora antes y que ella le manifestó que iba a descansar un rato. En el lugar se realizaron las pericias para determinar las causas del incendio, que en principio transcendió que sería accidental.

Aunque habrá que esperar las pericias para confirmarlo y descartar que el hecho tenga relación con el crimen ocurrido poco antes en la misma cuadra, por el que ya fueron detenidos dos hijos de la víctima este lunes serán acusados de homicidio agravado por el vínculo, delito que prevé una pena de prisión perpetua.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 1 =