Nación dejó la decisión de volver a clases presenciales en manos de las Provincias

Con el avance de la pandemia de coronavirus, el gobierno nacional comenzó a tomar decisiones unificadas en relación a la educación y propuso la suspensión de las clases presenciales desde finales de marzo. Después de casi un año sin estudiantes ni docentes en las aulas, desde Nación proponen que sea cada gobernador el que decida el rumbo de las escuelas, según el escenario epidemiológico de cada noticia.

«El compromiso del gobierno nacional es garantizar la mayor presencialidad posible, siempre teniendo en cuenta la realidad epidemiológica”, señaló el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, al portal lnfobae. Según explicó, cada provincia deberá tener en cuenta una serie de factores para decidir si es seguro que los estudiantes vuelvan a tener clases presenciales.

Para determinar si el riesgo es alto, medio o bajo, se deben tener en cuenta tres indicadores: el nivel de transmisión, la cantidad de contagios en los últimos 14 días y el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva. En ese sentido, la provincia de Neuquén no muestra un panorama alentador: cuenta con datos preocupantes en cuanto al ritmo de contagios y es la segunda provincia con mayor ocupación de camas de terapia intensiva, según datos nacionales.

Sin embargo, desde el gobierno nacional se decidió que sean los gobernadores los que decidan cuándo comenzarán las clases en cada provincia. Según se informó, el Poder Ejecutivo neuquino confeccionó un calendario escolar que propone el regreso a las clases presenciales a partir del próximo 3 de marzo.

Al momento de la presentación, la ministra de Educación de la provincia, Cristina Storioni, explicó que el calendario confeccionado por el Ministerio plantea un regreso a clases seguro, con adquisición de elementos de bioseguridad para las escuelas y la posible vacunación voluntaria de gran parte del cuerpo docente. A su vez, aclaró que esta propuesta respeta el dictado de los 180 días de clases establecidos por ley y la celebración de 8 jornadas institucionales en el año, tal como está instaurado desde hace años en el sistema educativo provincial.

Sin embargo, tanto a nivel nacional como provincial se presentó la resistencia por parte de los gremios docentes, que pugnan por un regreso a clases presenciales seguro, sin riesgo de contagio de coronavirus. En el ámbito nacional, por ejemplo, algunos gremios de trabajadores de la educación pidieron sólo regresar a las aulas después de haber recibido la vacuna contra el coronavirus.

En Neuquén se estima que hay un total de 23 mil docentes, a los que se suman otros 6 mil auxiliares de servicios que también forman parte del entramado escolar. En ese marco, resulta difícil asegurar que todos los docentes puedan haber recibido las dos dosis de la vacuna antes del 3 de marzo, si se tiene en cuenta que a la provincia llegan partidas acotadas de la Sputnik V.

Desde Nación se confirmó que el plan de vacunación para los docentes comenzará en febrero. “Estamos terminando de definir la estrategia, que obviamente se relacionará con la llegada de las dosis. Todavía no sabemos cuántos docentes tendremos vacunados antes de marzo, pero de igual modo reiteramos que la vacuna no es condición indispensable para que haya clases presenciales”, explicó Trotta al portal.

Neuquén, sin embargo, podrá valerse de la experiencia de otras jurisdicciones, que presentaron calendarios escolares más tempranos. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por ejemplo, el inicio del ciclo lectivo está previsto para el 17 de febrero, mientras que en Jujuy las clases comenzarán el 21 de febrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 9 =