Pereyra: «Sacar equipos y recuperar los salarios fue el objetivo que nos propusimos»

Guillermo Pereyra y Marcelo Rucci, el secretario general y el administrativo respectivamente del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, vienen recorriendo los yacimientos de la Cuenca Neuquina, en particular aquellos que explotan Vaca Muerta, para constatar las condiciones laborales y hacer una serie de asambleas informativas con los afiliados.

La primera asamblea fue en la Gerencia de No Convencionales de YPF, en la localidad de Añelo, donde Pereyra reclamó al gobierno nacional que convoque a elecciones sindicales. El histórico dirigente aclaró que no se presentará para un nuevo mandato y que su sucesor debería ser Rucci, quien hace 23 años trabaja en la comisión directiva y además fue intendente de Rincón de los Sauces.

Ayer lunes, el sindicato realizó una retención de servicios en un set de fractura a cargo de Schlumberger. De acuerdo a fuentes sindicales consultadas, el gremio planteó que no estaba la dotación mínima para continuar con las tareas en Loma Campana. Además, la organización sindical apuntó contra una contratista de Schlumberger que tiene varios contratos a término.

Es que uno de los principales problemas que afronta el sindicato, y que es constantemente planteado ante las cámaras empresariales, es el sistema de contratos a término. «No firmen, nos van a tener a nosotros. Nos avisan, les caemos y paramos todo. No podemos permitir la precarización del trabajo de los petroleros», remarcó Pereyra en la asamblea en Añelo.

«Hay empresas que se aprovecharon de la situación con los contratos a término, a plazo fijo y eventuales. Son ilegales: tienen que tener el visto bueno de la organización sindical», dijo Pereyra. «Cuando empezamos a reclamar, Halliburton despidió a ocho compañeros. Los intimamos con un paro y así nos reincorporaron a los ocho compañeros. Pero querían hacerles firmar otro contrato; lo rechazamos y los tomaron por tiempo indeterminado», recordó.

Ese mismo lunes, los referentes sindicales fueron hasta la CPF de Fortín de Piedra, la estrella del shale gas en Vaca Muerta y que opera Tecpetrol. En la jornada de hoy martes, el raid continuó por Cruz de Lorena de Shell, en Borde Montuoso de Vista Oil & Gas, Bandurria Sur de YPF y luego el objetivo es cerrar en Sierra Chata de Pampa Energía. En todos los casos están constando las condiciones de trabajo y los encuadres gremiales.

Este mediodía, el sindicato de los petroleros apuntó contra Vista al cuestionarle el «exceso» de seguridad en los yacimientos, con presencia permanente de policías (hay 22 entre Bajada del Palo Oeste y Borde Montuoso), seguridad privada y drones. De esa forma le apuntaron a la segunda productora de shale oil y pusieron sobre la mesa el tema de los protocolos de seguridad interna de los yacimientos.

No obstante, en la jornada previa, el sindicato criticó que en una contratista de seguridad privada que trabaja en yacimientos no tenga a ese personal bajo convenio petrolero, tal como acordaron con las cámaras empresariales: si trabaja en el yacimiento, es petrolero.

Como telón de fondo de este recorrido de Pereyra y Rucci, vale recordar, está la negociación por la Adenda Vaca Muerta, es decir las condiciones especiales en el convenio colectivo de trabajo para el desarrollo de los yacimientos no convencionales. La semana pasada no hubo acuerdo por diferencias sobre el número de personal necesario en equipos de perforación y sets de fractura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + dieciseis =