Perros protectores para mitigar la depredación de ganado

Desde la subsecretaría de Producción, dependiente del ministerio de Producción e Industria, se busca financiamiento para ofrecer distintas herramientas a los productores de manera integral, teniendo como eje de trabajo el desarrollo productivo ovino y caprino, ligados a criterios de producción sustentable y calidad.

Los perros protectores constituyen una herramienta de gran impacto en la protección de piños y majadas. Por este motivo, se elaboraron proyectos que incluyen la adquisición de perros para Asociaciones de Fomento Rural (AFRs) en el norte y para reforzar el trabajo que ya se viene haciendo en el centro de la provincia, con la idea de generar además allí un centro de cría de estos ejemplares.

El financiamiento obtenido para este fin supera los 1,2 millones de pesos (sólo con lo proyectado para el norte) y se suman otros para el centro. Mediante la Unidad Ejecutora Provincial de la ley Ovina (N°25.542), se aprobaron los proyectos del norte y en Comité de Evaluación del Proyecto de Desarrollo de las Cadenas Caprinas (Prodecca) se avanzó en la aprobación de más de 19 millones de pesos para la asistencia técnica y compra de perros protectores; fondos rotatorios; tecnologías y regeneración de pastizales; entre otros puntos.

El productor caprinero Fabio Castillo, del paraje Riscos Bayos, cercano a Loncopué, contó que en la zona hay problemas de predación de ganado por zorros colorados y pumas, principalmente. “Soy criancero desde chico y con la familia de mi esposa hace algunos años empezamos a trabajar haciendo algunas mejoras genéticas. Teníamos resultados buenos pero con el correr del tiempo la mayor parte de la crianza se la terminaban comiendo los zorros. Por eso decidimos criar un perro protector, conseguimos una cachorra a través de un vecino y la fuimos criando”, detalló.

“A medida que iba pasando el tiempo fue mejorando el resultado y cuando la perra cumplió un año, en lugar de perder 25 chivos por predación en la veranada, perdíamos sólo cinco, a veces menos”, aseguró.

Castillo expresó que “es muy buena la experiencia, si bien tiene como todo sus altibajos, para controlar la predación es muy bueno el perro. Nosotros tenemos hoy  muy poca predación, aunque los pumas y zorros siguen estando en el campo”.

Juan Carlos Luna, del paraje La Pileta, departamento Catán Lil, contó que en diciembre trajo un perro protector de 45 días del Campo Experimental Pilcaniyeu del INTA. “Hoy me sirve mucho haberlo implementado, anda con las chivas y no tenemos nada de predadores”, confió. Puntualizó que “a las 16 llega con los chivos, ahí hay que darle de comer, a última hora otro poquito, a la mañana come temprano y si salen las chivas, él también sale, relató.

“En la cordillera teníamos la tropa junta y el perro andaba con casi 1.200 chivas, y en la invernada anda con más de 300”, agregó.

Distribución territorial

Según un relevamiento realizado por técnicos de la subsecretaría de Producción en conjunto con las familias productoras -quienes fueron las primeras que innovaron en la incorporación de perros protectores e incluso multiplicadores de los mismos-  existen 30 perros protectores de 27 productores distribuidos en los departamentos Catan Lil, Zapala, Picún Leufú, Loncopué, Picunches y Collón Curá.

Los mismos, provienen de razas puras (Pastor de los Pirineos y Maremma italiano) y cruzas. Al implementar su uso, la mortandad por predación (zorro o puma) se podría ver reducida entre un 70 y un 90 por ciento, aumentando los índices de señalada en las majadas y piños.

Constituyen una gran inversión que ayuda a hacer más eficiente la producción ganadera y otorgan la posibilidad de adquirir certificaciones por la implementación de herramientas antipredación amigables con la fauna. Es clave el adiestramiento que deben tener los perros, por eso desde hace aproximadamente dos años se trabaja en capacitaciones e intercambio entre los productores que incorporaron a los perros protectores en el manejo ganadero de sus campos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *