Robó, intentó huir y los vecinos le hundieron el auto

Un joven de 29 años que pretendía huir con equipamiento para realizar mediciones topográficas que había robado minutos antes, fue detenido y agredido por vecinos que observaron la escena. Además, empujaron el auto hasta una laguna para evitar que escapara.

Todo comenzó el martes a la tarde en inmediaciones del barrio Militar, cuando un joven, también de 29 años, realizaba mediciones en el cruce de calles Bejarano y Lanín. Bastó un momento en que el trabajador miró hacia otro lado para que un delincuente, quien lo observaba de cerca, tomara el equipo de medición, se subiera a un Fiat Siena y escapara del lugar.

El topógrafo rápidamente se subió a su auto y comenzó a perseguirlo para recuperar sus pertenencias. El ladrón, en su recorrido, casi atropella a dos personas y, al eludirlas, terminó chocando contra un árbol en el sector del balneario Río Grande.

Las personas que presenciaron esta escena quienes inmediatamente se acercaron y comenzaron a agredirlo. Además, en un intento por evitar que huyera nuevamente, empujaron el auto al agua. Por su parte, el ladrón escapó corriendo, pero a unas cuadras fue alcanzado y detenido por efectivos de la Comisaría 44.

Luego fue trasladado al hospital para ser atendido por los golpes que recibió de parte de los vecinos y, más tarde, llevado a la comisaría, donde la Fiscalía de Delitos Flagrantes lo notificó de una causa por hurto simple. Tras ello, por orden de la fiscalía, se dispuso su libertad supeditado a la causa.

El auto, por otra parte, fue secuestrado y quedará a disposición de la Justicia, mientras que el equipo topográfico fue recuperado y entregado a su dueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *