Tenía domiciliaria, se fue en taxi a festejar Navidad y quedó preso

Con deseos de salir a festejar la Navidad, un joven de 18 años violó la prisión domiciliaria que tenía por un violento robo armado y dejó la casa. Al volver, lo hizo en taxi, pero cuando no quiso pagar, lo detuvo la Policía que había acudido a chequear que cumpliera la cautelar.

El insólito hecho ocurrió ayer a la madrugada, cuando efectivos de Comisaría Tercera fueron a constatar en uno de los rondines que Franco Rutia, de 18 años, estuviera en su casa cumpliendo la prisión domiciliaria impuesta el 14 de diciembre por un violento robo a una verdulería en el barrio Villa Ceferino. Su cómplice hirió con un arma de fuego al comerciante y logró escapar, pero él fue retenido por los vecinos.

Al llegar, observaron que el joven en cuestión discutía con un taxista en la vereda de su casa y al acercarse, comprobaron que Rutia no quería abonar el pasaje, que rondaba en 400 pesos. Ante esta situación, quedó detenido y se alertó a la fiscalía.

Cerca del mediodía, fue llevado a una audiencia en Ciudad Judicial, donde ante lo sucedido, la fiscalía solicitó que se le revoque la prisión domiciliaria y pase a ser bajo la modalidad de preventiva.

Tras escuchar a las partes, el juez de garantías Diego Piedrabuena avaló el pedido de la fiscalía y estableció que Rutia cumpla prisión preventiva en una comisaría. El plazo fijado es el que restaba de los dos meses establecidos al momento de formularle cargos por robo agravado por el uso de arma de fuego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *