Últimos pasos en la reubicación de especies y cierre de la reserva Luan

Lucía Redondo, directora provincial de Áreas Naturales Protegidas (ANP) y Recursos Faunísticos, dependiente de la secretaría de Estado de Desarrollo Territorial y Ambiente, informó hoy que “hace aproximadamente dos años que la provincia, por expreso pedido del gobernador Omar Gutiérrez, decidió intervenir en el funcionamiento de la reserva faunística Luan ubicada en el barrio Valentina Sur de esta capital y lo hizo a través de la secretaría de Estado de Desarrollo Territorial y Ambiente”. Confirmó que esta tarea está a punto de concluirse, con el traslado de los últimos animales y cierre del establecimiento.

Agregó que “se llegó a esta instancia tomando en cuenta, además, que cuando se planteó esta reserva o zoológico hace 27 años, el barrio estaba alejado del centro de la ciudad y hoy es parte del ejido urbano y está rodeada de vecinos. A ello se suma la cantidad de animales que poseía la familia Zupanovich, fundadores de la reserva, y las funciones que en realidad un establecimiento de estas características debería cumplir”.

Luego de rescatar la labor llevada adelante por este matrimonio y sus hijos a lo largo de tantos años, la responsable de ANP de la provincia indicó que la reserva Luan “se formó producto del mascotismo, esto es, la gente que recoge animales o aves en algún punto de la provincia y se los lleva a sus casas como mascotas; también producto del tráfico de fauna silvestre; o bien se trata de animales que los vecinos encontraron en zonas aledañas como Añelo o Rincón de los Sauces, se los llevaron a sus domicilios, los sacaron de su hábitat natural, después no supieron qué hacer con ellos y los fueron depositando en Luan”.

“Por lo cual los Zupanovich terminaron teniendo una cantidad importante de animales y toda una vida dedicada a esta actividad, lo cual es sumamente sacrificado”, recalcó y agregó que “fue en esa instancia en que la dirección provincial de Áreas Naturales Protegidas y Recursos Faunísticos decide comenzar este trabajo interinstitucional, que tiene que ver con una nueva mirada de las políticas públicas con que cuenta esta gestión de gobierno y que se basa en el derecho animal y su bienestar”.

Aclaró que el zoológico ya está cerrado y “la tarea -ordenada y coordinada entre la familia y el Estado neuquino- culminó esta semana con la reubicación de los últimos animales en la provincia de Córdoba, con las certificaciones y recaudos sanitarios que corresponden. En este caso se trató de seis monos carayá que fueron reubicados en el Santuario Carayá, en la localidad de La Cumbre, un centro de rehabilitación de monos del NOA (noroeste argentino) único en el país y en el mundo que trabaja con primates de estas características”.

De este modo destalló que “muchas de las especies que estaban en condiciones de ser puestas en libertad se liberaron; las de corral fueron llevadas a una chacra cuyos propietarios están vinculados a la familia Zupanovich; los monos mirikinás o micos nocturnos fueron trasladados al parque zoológico Bubalcó ubicado en cercanías de General Roca, en Río Negro, al igual que la pareja de águilas moras y otras aves rapaces”.

Lucía Redondo indicó que “el trabajo terminará definitivamente cuando -desde la Provincia- podamos reubicar el único animal que queda en Luan, un puma macho de muchos años de vida y muchos años de cautiverio, lo cual hace que se deba analizar bien a qué institución se lo llevaría que esté acorde a su situación”.

Reiteró que “la labor llevada adelante con el zoológico Luan fue una conjunción de voluntades de distintas instituciones oficiales y organizaciones” porque “el cuidado de los animales nos atraviesa a todos y todas”. Citó que en este caso también “participaron la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (Afada) de la provincia de Buenos Aires; el área de Fauna de Neuquén; la sociedad neuquina y la familia de Esteban y Marta Zupanovich”.

Subrayó que “no se debe olvidar la tarea de concientización que se debe dar en la ciudadanía. El poder explicar a la gente en general, desde la escuela misma hasta los adultos, las implicancias que conllevan el introducir animales exóticos a la provincia, que no son mascotas y el perjuicio que le puede traer al animal y a su entorno, porque pueden portar enfermedades que terminan afectando el hábitat natural de Neuquén”.

La funcionaria subrayó que “lo que viene a continuación y una vez cerrada la reserva, es un trabajo también interinstitucional del gobierno de la provincia con la familia Zupanovich, para acompañarlos en esta transición y en todo lo que tenga que ver con su calidad de vida”.

Por último, la titular de ANP destacó también “el salto cualitativo que realizó la provincia con la aplicación AmVoz, desarrollada desde agosto de 2019 por la Oficina Provincial de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (Optic) de Neuquén, para denunciar situaciones de maltrato animal y que se puede descargar gratuitamente de cualquier celular con sistema Android”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *