Ya se juega el metegol humano en Cipo y Neuquén espera

El metegol humano, el juego con pelota que las canchas de fútbol en buena parte del país encontraron para poder reabrir sus puertas en medio de la pandemia, ya se practica en Cipolletti. Mientras, Neuquén espera y desespera por la reapertura.

Este lunes fue el primer día habilitado desde la Municipalidad para los predios, que luego de 5 meses de asfixia financiera y muchas gestiones en conjunto lograron volver a trabajar.

Había existido un intento el 3 de agosto, pero a horas de empezar a rodar la pelota llegó la orden de retroceder, lo que no hizo más que ofuscar aún más los ánimos.

Y es por eso, que luego de tanto esfuerzo, todos quieren cuidar lo conseguido haciendo cumplir el estricto protocolo con el que deben funcionar.

Federico, el encargado del predio Cancha Rayada sobre Circunvalación de esta ciudad, es uno de los encargados de hacer cumplir que el arribo de los jugadores sea individual, en transporte privado y sin compañía. A metros de la puerta de entrada al rectángulo de juego, se debe firmar la declaración jurada (la misma que se completa, por ejemplo en gimnasios), se les sirve alcohol en gel a todos los participantes y se hace entrega de la pelota desinfectada.

Una vez cumplidos esos innegociables pasos comienza la acción, sin saludos físicos de cortesía, pero la humorada típica ante lo desconocido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + nueve =